DETENER A TIEMPO LA VIOLENCIA

Uno de los principales motivos que generan violencia son las frustraciones. En el común

de los casos, no pasará del típico berrinche, pero de todas formas no es una buena

señal.

Para evitar esto resulta fundamental educar a los chicos de forma que comprendan

que no siempre van a poder tener lo que quieran, y enseñarles a que sepan a controlarse

y a vivir con límites.

Vivimos en una sociedad en la que la violencia está presente en todas partes. Sin

embargo, “la mejor oportunidad que tenemos para evitar la violencia en la sociedad

es criar a niños que la rechacen como método para resolver problemas y que crean

en el derecho de los individuos a crecer en un ambiente saludable”(Comité Nacional Australiano sobre la Violencia).

 

“Las raíces del crimen violento se plantan en los primeros años de vida en el seno

del hogar, se cultivan en un  medio social impregnado de desigualdades y

frustraciones, y crecen avivadas por valores culturales que glorifican las soluciones

agresivas”(Luis Rojas Marcos  -Semillas de Violencia-)

 

Para prevenir, los chicos deben aprender el valor de la sana competencia. Uno de los

principales motivos que generan violencia son las frustraciones. En el común de los

casos, no pasará del típico berrinche, pero de todas formas no es una buena señal. Para

evitar esto resulta fundamental educar a los chicos de forma que comprendan que no

siempre van a poder tener lo que quieran, y enseñarles a que sepan a controlarse y a

vivir con límites.

Para prevenir el uso de la violencia en los niños, tiene una importancia fundamental

prevenir con el ejemplo. Si se les da una bofetada se les está mandando también el

mensaje de que éste puede ser un camino válido de alguna manera. “La violencia

infantil no tiene ningún tipo de justificación, por lo que no es válido utilizarla como

método de corrección para educar con disciplina a los niños”, ha comentado Paulo

Sergio Pinheiro, uno de los autores del Estudio de la violencia contra niños, niñas y

adolescentes, solicitado por el secretario general de la ONU.

 

El diálogo es una pieza fundamental de la Educación en la no violencia. Siempre se

debe tener una puerta abierta a la conversación y a explicarle a los chicos el porqué de

una determinada decisión, sin que eso implique que ésta se vaya a cambiar a la ligera.

Por supuesto, ceder ante un berrinche es un mal paso.

Si vemos que se desquicia un poco, también se puede hablar sobre ello ¿Por qué se

siente frustrado? Se le debe dar pie a expresarse libremente para que se dé cuenta de

que existen otras vías alternativas a la pataleta.

 

En caso de desacuerdo, conviene explicarle por qué no tiene razón. También es bueno

guiarle hacia el buen camino, y demostrarle que es posible que lo que pretende lo pueda

conseguir en el futuro siguiendo los cauces lógicos y adecuados.

 

Enseña a tus hijos a tener seguridad en sí mismos. Las personas que se ven capaces

de solucionar los problemas, no optan por romper cosas o darle una bofetada a uno de

sus  compañeros. Para ello, es bueno tener paciencia con él hasta que aprenda y

madure.

También se le debe expresar nuestra alegría cuando tome el camino correcto. También

hay que evitar el castigo aleatorio, arbitrario. Conviene darles responsabilidades y que

poco a poco aprendan cuál es el camino correcto.