Carácter Propio

 

En el marco de la ESCUELA CATÓLICA y con espíritu de colaboración y servicio a una sociedad plural, la entidad titular del Colegio Santa Isabel ofrece el Carácter Propio:

 

  • Como signo de la Presencia del Reino de Dios en el mundo de la educación y gesto de fe y esperanza en la posibilidad de un hombre nuevo.
  • Como respuesta a las familias que deciden dar a sus hijos una educación cristiana.

 

ESCUELA CRISTIANA – FRANCISCANA

 

            Los Centros franciscanos definen su misión educativa, orientada al desarrollo integral de la persona, según el Evangelio y con un estilo propio.

 

   ۩ Como Centro Educativo: queremos desarrollar de forma armónica y  gradual, adaptada a cada edad, todos los elementos que integran la vida humana:

      

       -   en el ámbito de la personalidad

       -   en la búsqueda del sentido de la vida

       -   en el ámbito de la cultura, los valores humanos y el ocio.

 

  ۩ Como Centro Católico: participa de la misión universal de la Iglesia, que propone a Jesucristo como centro de la Historia y modelo de hombre. Por tanto, queremos:

 

-  educar en los valores del Evangelio para descubrir a Dios como Creador y   Salvador, al hombre como hermano y al mundo como obra de Dios y tarea del hombre.

-  pretendemos que, partiendo de estos valores, sean constructores de una sociedad justa, solidaria, libre, fraterna y pacífica.

- para ello, entre otras actividades, se incluye la asignatura de  Religión con la misma exigencia académica que cualquiera otra.

 

۩  Como Centro Franciscano: nuestra vivencia del Evangelio y por consiguiente de Dios, de Jesucristo y de la Iglesia, asume el estilo de Francisco de Asís y sus seguidores. Entre sus características principales, destacamos:

 

-       una actitud filial hacia Dios Padre y de amor hacia Jesucristo, su Hijo -nuestro Hermano Mayor- y hacia María, Madre de los hombres.

-       un profundo sentido de fraternidad universal, que promueva la igualdad de todos y rechace cualquier tipo de autoritarismo y discriminación.

-       un esfuerzo por la paz, la convivencia y el respeto a toda persona, que se oponga a todo tipo de violencia.

-       una positiva valoración de la naturaleza, que lleve al respeto de la creación.

-       un clima de alegría, sencillez y austeridad en el uso de los bienes materiales.

-       una decidida opción de servicio, especialmente orientada a los más pobres.

 

            Estas actitudes animan la acción educativa basada en una pedagogía abierta, flexible y constructiva, que se adapta a las necesidades de los alumnos y que incorpora las innovaciones didácticas que la calidad educativa exige.