PREVENCIÓN Y DETECCIÓN

La necesidad de proteger a los alumnos de posibles conductas de maltrato o acoso es algo que deriva de la propia dignidad de la persona y que aparece profusamente establecida en normas jurídicas de rango diverso, tanto  internacional como estatal.

El ciberacoso es el acoso que tiene lugar en dispositivos digitales, como teléfonos móviles, ordenadores y tablets. El ciberacoso puede ocurrir mediante mensajes de texto, textos y aplicaciones, o bien por Internet en las redes sociales, foros o juegos donde las personas pueden ver, participar o compartir contenido.
El ciberacoso incluye enviar, publicar o compartir contenido negativo, perjudicial, falso, o cruel sobre otra persona. Esto puede incluir compartir información personal o privada sobre alguien más, provocándole humillación o vergüenza. Algunos acosos por Internet pasan a ser un comportamiento ilegal o criminal.
Nuestros alumnos están en ese rango de población que está muy vulnerable a estas acciones, de ahí la importancia de la Formación contínua del Profesorado para intentar evitar que nuestros alumnos sean víctimas de estos ataques.